Silla Acapulco | México

Publicado by proyectoblog en septiembre 09, 2012 en Mobiliario tagged with

Silla Acapulco

México

Mobiliario

La Silla Acapulco siempre me lleva a la infancia y a la adolescencia, voltear a ver esta pieza de mobiliario en retrospectiva resulta emocionante para descubrir que puedo escribir de ella a partir de recuerdos.

La Ciudad de Chilpancingo de los Bravos, Capital del Estado de Guerrero, bien dicen “la ciudad que esta una hora antes de llegar a Acapulco” y ultimamente reconocida por ser la cuna del Gran Silverio, fue la pequeña pero aguerrida ciudad donde nací y vivi mi adolescencia.

En aquel tiempo (1980-1990) era muy normal que las familias de Chilpancingo tuvieran por lo menos una Silla Acapulco en sus casas para ver la televisión, para charlar detenidamente o simplemente reposar.

La Silla Acapulco por su particular forma ovalada, permite descansar la espalda y los brazos, uno se puede dormir sin mayor problema. Al igual que la hamaca, la silla  Acapulco es para el descanso y para el reposo, un poltrona costeño.

En el momento que me toco elegir Taller en la Secundaria, elegí “Estructuras metálicas”, en el año que estuve en el Taller donde iban los hombres populares, gandallas y futboleros,  me toco mi primer acercamiento con el Diseño Industrial de la Silla Acapulco. En el transcurso del año aprendimos a cortar con segueta todo tipo de metal, así como a  darle forma y a soldar. Los diseños que hicimos fueron desde un cubreventanas a un portagarrafón y claro una Silla Acapulco.

Cortar el redondo de 1/2″ no era tan complicado, lo que si, era darle forma con el marro, después de que lo lograbas venia soldar y hacerlo bien sin quemar la planta o quedarte pegado, aun recuerdo ese sonido tan particular de la soldadura pegada al metal que hacia no verte nada bien entre los compañeros. Lo más entretenido era hacer el tejido con el cordón plástico de colores, con entrenudos con mayor o menor separación, siempre era similar en todos los casos, pero no por lo tanto menos laborioso. Al final se llevaba uno sus respectivas creaciones y así la casa de mamá ya tenia nuevo Portagarrafón, Cubreventanas o Silla Acapulco para sentarse. Para el segundo año abandone la herrería y decidí cambiarme a “Dibujo Técnico”, el primer paso para terminar siendo Arquitecto.

La Silla Acapulco también sirve para dormir a los bebes, son tan grandes que sirven como moisés o cunero provisional, te puedes sentar con tu chica en las piernas o los dos juntos muy pegaditos, puedes subir los pies y quedarte viendo películas toda la tarde, alzar los brazos y descansar el día con el cuello hacia arriba. La Silla Acapulco es generosa, tiene un diseño para recibir, ser huésped más que soporte, es para pasar el tiempo y tomarte una Yoli, para querer estar de nuevo en ella.

Hoy en día la encuentras fuera de Guerrero, en la Colonia Roma y Condesa de la Ciudad de México, en Tiendas de Mobiliario Contemporáneo de Argentina y Melbourn o en alguna que otra sala de diseño en Copenhague. El diseño de los 50´s ya lleva rato teniendo su propio revival en la ola del diseño Vintage y prácticamente es una pieza básica y de cultura general. @jascha_mx